Partiendo de que, los coworking son espacios de trabajo donde se reúnen diferentes profesionales para llevar a cabo sus proyectos de manera independiente. Estos de igual manera, ofrecen la posibilidad de expansión y trabajar en compañía de otros emprendedores. 

Aunque para algunas personas resulta una mejor opción trabajar y emprender en solitario, para otras resulta más productivo trabajar en compañía o en equipo. Y ¿Cómo prefieres emprender tú?

Ambos casos como dicen tienen sus pros y sus contras. Es por ello, que en algunos  casos se debe analizar las circunstancias antes de tomar una decisión. Por eso, veamos las ventajas y desventajas de cada forma de trabajar.

Trabajar solo, sus ventajas

A continuación, a modo de lista traemos las principales ventajas del coworking para una sola persona:

  • Tú decides en qué horario realizarás tu trabajo.
  • Muy pocas veces te pueden interrumpir para socializar.
  • Puede que trabajar solo, en un momento determinado no tenga todos los conocimientos que necesitas, pero podrás buscar ayuda con quien los tenga. 
  • Asume sus propias consecuencias, en caso que cualquier cosa ocurra y pueda afectar la producción.
  • Conseguir los objetivos es tu responsabilidad.
  • También aprendes a motivarte y crear tus propias ideas.

Sin embargo, el trabajar solo, puede que no te deje ver nuevos enfoques ni mejoras

Los resultados dependen de ti. Por ello, en algún momento tendrás que esforzarte el doble o triple para alcanzar las metas.

El trabajar solo tiende a tener más libertad, cuando se trabaja con otros generalmente alguien tiende a ser el líder.

Coworking en compañía

Trabajar desde un mismo espacio junto a otras personas que tienen ideas afines, aunque no sean del mismo sector, puede traer beneficios positivos para crear un nuevo emprendimiento o negocio.

El vínculo entre profesionales muchas veces es necesario para crear sinergias y poder aumentar la productividad.

Gracias a la sinergia que nace del trabajo en conjunto, el resultado global puede ser superior al que se puede lograr de forma individual.

Por eso, es importante apoyarse en personas que tengan la misma compatibilidad y formas de trabajar, para lograr posibilidades de crecimiento.

Asimismo, cuando se trabaja acompañado el reparto de tareas y el esfuerzo debe ser justo, para no recargar a los demás de trabajo. De modo, que si todos no tienen la misma capacidad y responsabilidad, se puede ver afectada la productividad y hasta la relación personal. 

Por tanto, es importante elegir bien a los compañeros y pensar en todos los escenarios posibles, antes de tomar una decisión.

Trabajar en equipo también fomenta la innovación y la creatividad a la hora de desarrollar un proyecto.

Ahora bien, para trabajar de ambas formas, los espacios de coworking ofrecen diferentes planes que brindan una serie de beneficios a quienes los usan. Así que atentos a cada uno de ellos:

  • Plan de puesto fijo

En este plan como su nombre lo indica, es un puesto de trabajo dedicado todo el tiempo a la misma persona. Es decir, que tendrás el mismo escritorio todos los días. Por lo que, es un zona más beneficiosa para las personas que desean un espacio más personal y de almacenamiento. 

  • Plan host desk

Al contrario del anterior plan, no asignan un lugar en particular en un día determinado, es decir que se puede cambiar de escritorio diariamente. En otras palabras, es un puesto flexible que puede ser utilizado por otra persona, mientras está disponible. Sin embargo, se tienen los mismos beneficios básicos, como acceso a internet, salas de reuniones, etc.

  • Plan con tarifas por hora o por fin de semana 

Estos planes van dirigidos a individuos que sólo necesitan acceso en esos horarios. Esta es una opción pensada para las personas que están muy poco tiempo en una ciudad o que solo lo necesitan de vez en cuando. Inclusive hay centros de working  que ofrecen tarifas con algún tipo de descuento para las personas que solo necesitan acceso por la noche. 

Además, algunos de estos espacios también ofrecen oficinas virtuales. En esta ocasión, suelen utilizarlas por las personas que necesitan una dirección de oficina y un lugar donde realizar reuniones esporádicamente.

  • Plan para oficinas privadas

La gran mayoría de estos lugares ofrece el beneficio de poder trabajar en una oficina privada y estar separados del resto, pero sin dejar de ser miembro activo de la comunidad de coworking. En tal sentido, este plan puede ser utilizado por pocas o múltiples personas. Por eso, ofrece diferentes precios, que varían de acuerdo al tamaño de la oficina y al número de personas que la utilizan. 

Cabe señalar, que independiente de la empresa, la mayoría de los planes de membresía de coworking ofrece a sus usuarios una serie de beneficios muy similares, como son los servicios de internet, impresión, quizás alguna golosina, té, café, salas de reuniones con equipamiento audiovisual, salas comunes, almacenamiento, etc.

De manera que, podríamos decir que uno de los mejores planes del coworking, es el plan de puesto fijo. Siendo ideal, para los trabajadores remotos, freelancer, empresarios autónomos, inversores, etc.