Gracias a los diferentes beneficios y ventajas que ofrecen los espacios coworking, cada día más personas y empresas se suman a trabajar en estos espacios, bien sea de forma individual o grupal. De manera que, para muchos, estos centros de trabajo resultan una opción muy interesante, ya que se tiene la oportunidad de intercambiar ideas, innovar, desarrollar la creatividad y la colaboración.

Sin embargo, la productividad, el rendimiento personal y profesional, dependerá únicamente de ti, de la disposición, la disciplina, la constancia y el compromiso 

Por eso, en este artículo te contaremos cómo mejorar tu productividad en un coworking. 

Elige el lugar adecuado

Lo mejor es optar por un centro de trabajo coworking donde te sientas cómodo y a gusto. Nada como estar en un ambiente agradable que brinde todas las facilidades para trabajar. Actualmente, existen una infinidad de espacios que ofrecen áreas de trabajo compartido, que disponen de zonas de trabajo perfectamente equipadas, zonas comunes para estar con otros coworkers, como terraza, cocina, etcétera. 

Sin embargo, si necesitas algo de silencio para poder concentrarte mejor, escoge un lugar más apartado que te evite las distracciones, por lo menos mientras realizas el trabajo prioritario. 

Organiza tus tareas

Aunque en un coworking, tú eres el dueño de su tiempo y horario, lo ideal es planificar bien para poder cumplir con los objetivos planteados. Se dice que las primeras horas del día son las más productivas. Por ello, lo ideal es levantarse temprano para aprovechar al máximo el tiempo y trabajar en ese periodo las tareas más importantes o más difíciles. De modo que, se debe priorizar las tareas más complejas y salir de ellas, lo más pronto posible. 

De igual manera, aprovecha las últimas horas de trabajo para dejar planificado y organizado el trabajo del día siguiente, de esa manera no perderás tiempo en organizar el trabajo en ese momento. 

Mantén una perspectiva

Es muy importante tener claros los objetivos y metas que quieres lograr, saber  a dónde quieres llegar. En tal sentido, hay que tener una perspectiva sólida de que vas a lograr esas metas. Por lo tanto, debes ser productivo para lograr los objetivos. No obstante, para alcanzar las metas propuestas, debe estar presente la disciplina, el compromiso y la responsabilidad consigo mismo y con el grupo de trabajo. 

Es por esto, que al desarrollar un proyecto en grupo, siempre es recomendable sumarse a gente responsable y productiva para que el resultado sea un éxito. 

Descansa regularmente

Tomarse cada cierto tiempo pausas cortas para moverse y estirarse, es necesario por salud y para mejorar el rendimiento laboral. Si bien es cierto que el cuerpo y la mente se cansan, también es cierto que cuando descansas, retomas energía para continuar. Lo importante es no abusar de las pausas. 

Evita las distracciones

Cualquier trabajo requiere concentración para mejorar y aumentar la productividad. Por eso, aunque se trate de un espacio coworking y donde el horario te lo pones tú. Lo mejor es fijar un horario de entrada y de salida, lo importante es que seas riguroso y enfocado con eso. Por lo tanto, debes educar a tu entorno de trabajo que tienes un horario que debes cumplir, esto te ayudará a conseguir una mejor concentración.

De igual manera, evita distracciones con el móvil a cada momento, úsalo cuando realmente sea necesario y en cosas relacionadas con el trabajo. Igualmente, no debes distraerte con ninguna red social, para ello puedes utilizar tus pausas de descanso. 

Trata que tu trabajo sea significativo

Siempre te vas a esmerar más cuando trabajas lo que te gusta, esto te hará más fácil llegar al producto final. Además, saber que lo que realizas es importante, lo hace menos esforzado. Pues esto, también ayuda a que el resultado final sea más rápido y de calidad. 

Evalúa y crece

Una manera de fomentar la productividad, es evaluar tu trabajo para valorar los avances o si por el contrario, necesitas aplicar nuevas estrategias o replantear algunas cosas para mejorar. En todo caso, periódicamente debes parar y valorar tu trabajo, el mismo debe ser evaluado y analizado. 

En el mismo orden de ideas, no dejes de incorporar herramientas o técnicas que te hagan crecer como proyecto y como profesional.

Esperamos tus comentarios al respecto de este tema y cómo es tu productividad.